domingo, 5 de octubre de 2008

A la deriva

"Ofelia" de Millais

Ofelia va rio abajo. Ella sólo quería coger unas flores. Un ramillete para prenderlo en su pelo. Quizá así olvidara por unos instantes el dolor que le producía la muerte de su padre, o relajara el amor que sentía por el huidizo Hamlet.
Pero acabó dentro del rio, sin piedad. Y las flores ornaron su cabeza inerte.

A la deriva va esa Ofelia que retrató Millais, pintor Prerrafaelita que mantuvo a la joven Elisabeth Siddal horas metida en una bañera de agua fría para pintar este cuadro. Quería captar la auténtica muerte. La bella Elisabeth fue una de las musas de los pintores de la escuela citada. Uno de ellos, Rossetti, se enamoró de ella y la hizo su esposa. Pero ella no fue feliz. Tras la muerte de su primer hijo, se refugió en la poesía, la pintura y el láudano. Finalmente eligió esta droga para morir.

Ofelia

En las aguas profunda que acunan las estrellas,
blanca y cándida, Ofelia flota como un gran lirio,
flota tan lentamente, recostada en sus velos...
cuando tocan a muerte en el bosque lejano.

Hace ya miles de años que la pálida Ofelia pasa,
fantasma blanco por el gran río negro;
más de mil años ya que su suave locura
murmura su tonada en el aire nocturno.

El viento, cual corola, sus senos acaricia
y despliega, acunado, su velamen azul;
los sauces temblorosos lloran contra sus hombros
y por su frente en sueños, la espadaña se pliega.

Los rizados nenúfares suspiran a su lado,
mientras ella despierta, en el dormido aliso,
un nido del que surge un mínimo temblor...
y un canto, en oros, cae del cielo misterioso.

Rimbaud


"Allí, al trepar sobre las ramas salientes para colgar sus coronas de hierbas, un maligno mimbre se rompió, y sus trofeos vegetales y ella misma cayeron al lloroso arroyo: sus ropas se extendieron y la sostuvieron un rato a flote como una sirena, mientras ella cantaba trozos de viejas melodías, como inconsciente de su peligro, o como criatura natural y familiar en ese elemento, pero no pudo tardar mucho que sus vestidos, pesados de tanto beber, arrebataran a la pobre desgraciada de su canto melodioso a la fangosa muerte."

William Shakespeare, Hamlet (4-VII).

13 comentarios:

[Mαяιø] dijo...

wow muy impresionate su blog sigue asi

supersalvajuan dijo...

¿Muerte helada?
La muerte es eterna, como la luz
http://es.youtube.com/watch?v=17F-NQjR4hs&feature=related

Duncan de Gross dijo...

los prerrafaelitas, un grupo muy curioso, durante la carrera me llamaron mucho la atención: Waterhouse, Brown, Hunt... Y Ruskin ahí apoyando como un machote con sus escritos... El cuadro es el más famoso de ellos, Ofelia, simplemente fantástico. Me ha gustado el post, genial ;-)

ambar dijo...

Qué bonito el post, me ha encantado el poema de Rimbaud, es emocionante y precioso. Shakespeare,... como siempre.Besos

danae rain dijo...

Mario gracias por tu primera visita, me alegra que te haya gustado.
Slvajuan, la muerte puede ser helada,cálida, en fin según le pille a uno el cuerpo en ese momento.
Duncan los Prerrafaelitas me gustan mucho y he tenido ocasión de ver esta Ofelia de Millais y es maravillosa en directo. Seguiré poniendo cosas de ellos.
Ámbar, Rimbaud y los simbolistas ¿qué decirte? Los tengo de poesía de cabecera.
A todos besitos acuosos.

Desde Barna con amor dijo...

Que te voy a decir... preciosa historía que a embriagado a muchos artistas.

Yo tuve la ocasión de visionar el de Odilón en directo en la National Gallery y bueno...allí me quedé sentada un buen rato.

saluddos eva

danae rain dijo...

También vi el Odilon en la Fundación Juan March hace años en Madrid, y es mi preferida, de hecho la tengo de cabecera del blog. Besitos a las chicas más monas de Barna, especialmente a Eva.

alfonso dijo...

hum hum, estas escribiendo mucho sobre la muerte, y aunque me gustan los post ,hoy se me ha erizado un poco el vello

danae rain dijo...

Tranquilo Alfonso, la próxima será más liviana. Besitos

La pequeña Lo dijo...

Adoro a Ofelia. Hamlet es uno de los libros que más veces he leído. Es una pena que sea de una época en la que las mujeres pasaban bastante desapercibidas. Hubiese sido un personaje con un desarrollo interesante. Un saludo.

tusobras dijo...

Lo más bonito de Ofelia es su locura real, locura de amor por la muerte de su padre y lucura desamor por el despecho de su amado Hamlet. Sus monólogos donde expresa su estado de locura es no de los más bonitos y líricos de la obra. Os recomiendo su relectura.

Esther dijo...

muchas gracias por pasarte! a mi tambien me apasiona la historia del arte... y es que sin ella, sin su apoyo y experiencia, no podría haber arte.

un besito!

filante dijo...

En el cuadro de Millais "Perecer como sucumbe Ofelia, nos sigue susurrando una belleza mágica, arrebatadora y sublime en el bosque sombrío donde aún habitan seres solitarios".
Por un lado me produce tristeza y por otro paz.
Un beso Danae...